INICIO LISTAR ARCHIVOS
     
Rolando Breña: Hablando Claro PDF Imprimir E-mail

Rolando Breña: Hablando Claro 

Asistencia masiva, disciplinada y entusiasta de la militancia  marcó la pauta en jornada de lucha

“Una nueva forma de unidad es cerrar la puerta a las forma de unidad anteriores y la abrimos a la unidad más amplia del país. Si no quieren la unidad, entonces la impondremos, porque la unidad no solo se hace como consecuencia del acuerdo de muchos, también se hace cuando hay una fuerza política poderosa que la impone por encima de la voluntad de los que no quieren y eso vamos a hacer. Hacemos la unidad con todos, concordando, conversando, dialogando o hacemos la unidad contra su voluntad imponiendo la fuerza de las ideas, la fuerza de la organización, la fuerza de las masas, la fuerza de las luchas, y lo vamos a cumplir”

Así lo señaló el secretario general del partido, Rolando Breña Pantoja, quien fue categórico al referirse a la unidad de la izquierda. Sus emotivas palabras las dio durante un discurso en nuestro local,, luego de asistir a la jornada de lucha que tuvo ribetes de multitudinario gracias a la representación partidaria. La participación masiva, disciplinada y entusiasta de nuestra militancia fue un golpe psicológico y opacó a las demás organizaciones asistentes, muchas de ellas  encabezadas por sus candidatos al Congreso. 

“Se acabó la unidad por arriba, se acabó la conversación con las burocracias partidarias, hay que hacer la unidad de otro tipo, de otra manera (…) Seamos claros, siempre hemos jugado limpio; cuando pensamos en la unidad siempre pensamos en la unidad con el Partido Comunista, con el Partido Socialista y con otros grupos. Preguntémonos si realmente existen esos partidos, ¿existen como partidos políticos?, ¿qué representación social y política tiene a nivel nacional?, ¿no son acaso agrupaciones alrededor de una persona  como Javier Diez Canseco que tiene un espacio personal importante pero el PS existe? No existe como partido sino como un grupo. Incluso el Partido Comunista existe como espacio sindical a través de la CGTP, ¿dónde está su representación política, sus líderes nacionales y regionales?... no hay. ¿Cómo entonces hemos de hacer una unidad para el cambio, para la transformación tomando en cuanta unilateralmente ciertas burocracias, ciertos organismo casi ilegítimos, ¿representan a las multitudes? La izquierda peruana no está representada en esos partidos; entonces la construcción de la unidad ya no pueden tener los mismos protagonistas de antes.”

Sin duda el discurso del 23 resultó un duro golpe para el oportunismo que decidió convertirse en furgón de cola de un caudillo y recoger las migajas que les dan. Asimismo Breña recordó la existencia de otros protagonistas más importantes que los grupos políticos a los que tenemos que incorporar a la lucha, organizándolos,  movilizándolos y conduciéndolos.

Nuestras propias fuerzas

“En los próximos años que vienen nos vamos a dedicar a construir nuestras propias fuerzas, a rehacernos de los problemas que todavía arrastramos, a constituirnos en el primer partido político ya no de izquierda sino de todo el Perú. Patria Roja y el Apra son los dos únicos partidos realmente existentes en el Perú, no hay más partidos… pero el Apra con la desventaja de estar dejando de ser el viejo partido de Haya de la Torre  y se está constituyendo como el nuevo partido de Alan García. Yo estoy seguro que los viejos apristas nunca estarán de acuerdo con la forma cómo se gobierna el Apra, un partido que ya ha dejado de existir como partido histórico de cambio”

Rechazando el electorerismo

“Nosotros no vivimos ni morimos en un proceso electoral, intervenimos cuando creemos conveniente y no intervenimos cuando no creemos conveniente. Nosotros no somos un partido superviviente que necesita de un legislador para seguir vegetando. No somos un partido en extinción que se agarra de cualquier madero o candidato para seguir subsistiendo, aún en la miseria y aún en la agonía. No somos un partido que se ahoga en la coyuntura y en el inmediatismo; nosotros tenemos visión estratégica, con una táctica y estrategia a largo plazo. Nuestro objetivo no es convertirnos en un partido electoral aunque seamos primera fuerza política electoral; nuestro objetivo es convertirnos en una fuerza de masas tal que dirija en unidad con otros sectores y otras agrupaciones el proceso real de cambio contra el modelo neoliberal; esa es nuestra esencia, nuestra razón de ser.”

Las palabras de Breña nos recuerdan que no somos un partido para las elecciones sino para la transformación; tampoco somos un partido para el Parlamento sino para el cambio, para el socialismo y para la revolución, por lo que debemos rescatar esa esencia.

“El proceso electoral no es más que uno de los caminos, una de las formas de lucha, una de las tácticas utilizables cuando las condiciones así lo exigen. La primera cuestión que tenemos que meternos en la cabeza es que nosotros participamos en las elecciones cuando hay objetivos de largo aliento en los cuales se avanzan, cuando hay tareas estratégicas que se hacen más fáciles cuando hay un proceso electoral.

Por eso este proceso nos ha encontrado ciertamente en dificultades, en problemas, pero este partido con 82 años de existencia ha demostrado que es capaz de superarlos, de remontar las dificultades, de corregir errores, malos caminos, y siempre encontrar el rumbo  correcto, la carretera auspiciosa, la dirección honesta. “

Reconociendo errores

“No seríamos honestos si no reconociéramos que nuestra no participación es también una derrota política para nosotros y para el conjunto de la izquierda peruana ya que planteamos la tesis de un solo programa, un solo frente y una sola candidatura, pero esta tesis no cuajó, entonces no existe una alternativa real antineoliberal  de transformación, de cambio, de cuestionamiento de la esencia del poder. No se trata de la existencia de una u otra candidatura que se acomoda al proceso, que no cuestiona más los fundamentos del modelo; lo que estamos viendo es la ausencia de una alternativa de reconstrucción nacional, de un proceso de transformación que empiece a construir un modelo real que responda a los intereses del país, no de este momento sino a los intereses históricos y estratégicos a largo plazo.

Si hemos sido derrotados porque no hay una candidatura unitaria, ni un solo programa ni un solo candidato, pero es una derrota temporal   porque la unidad sigue siendo el camino; no lo hicimos ahora pero lo haremos mañana o pasado o después (…) Pero tampoco seríamos justos si no reconociéramos nuestros propios errores; el primer gran error que hemos cometido es que confiando en la voluntad unitaria de las otras fuerzas descuidamos la construcción de las nuestras. La unidad para nosotros es un principio y a la unidad sacrificamos nuestras propias expectativas como partido porque hay un principio superior: la unidad. Pero los otros grupos políticos no tienen la unidad como principio, quieren la unidad de manera utilitaria, oportunista, pragmática; ellos quieren la unidad   cuando pueden conquistar algunos beneficios de grupo o partidarios; se unen cuando pueden ganar algo, no se unen para que el conjunto gane o por ideales. Nosotros fuimos tan inocentes que confiamos que ellos pensaban que como nosotros, la unidad era un principio. No, para ellos la unidad es un método para ganar, es una forma de lucha para acomodarse, un mecanismo para sobrevivir, para seguir vegetando, no importa cómo, con quién o hasta cuándo… y ahí no entramos nosotros. Hoy día hubiera sido para nosotros fácil  tener cuatro, cinco, diez o quince candidatos con Ollanta, y de repente hubiésemos tenido cuatro, cinco o seis congresistas; ¿qué hubiéramos ganado con eso?, ¿para qué queremos congresistas si no hay claridad en el programa y no sabemos hacia donde vamos como gobierno o como poder?. Nunca quisieron discutir estrategias, principios, Asamblea Constituyente. Hoy dìa decimos que las elecciones son importantes pero no son el único mecanismo de lucha ni la única forma de avanzar en la acumulación de fuerzas. Nos hemos quedado en la vocación y nos falta la voluntad; nos falta acentuar una verdadera voluntad política revolucionaria y eso lo haremos de hacer en estos años.”

Reconociendo fortalezas

 “Aunque parezca paradójico, no estamos participando en las elecciones esta vez pero nadie puede esconder la presencia política del partido en la lucha de masas;  no intervenimos directamente en la contienda electoral, no queremos tener candidatos, no apoyamos en este momento a ninguna candidatura, no aceptamos ninguna invitación para que ningún militante nuestro participe en alguna lista. No hemos logrado la unidad pero contradictoria estaos menos aislados que antes. Hemos logrado romper el cerco de aislamiento que se nos quiso imponer hace algunos años, esa es una victoria importante; ese cerco lo empezamos a romper cuando de manera correcta y certera planteamos la conformación de la confluencia  que llevó a Susana Villaràn a la alcaldía de Lima. Ayudamos a esa victoria que creó en nuestra gente esperanza, fe e ilusión de que es posible ganar cuales quiera fueran las dificultades y los ataques de la vieja y la nueva derecha. Ahora tenemos mucha más presencia política que hace dos, tres o cuatro años. Pueden hablar de Patria Roja pero no pueden negar su participación y su influencia en la lucha política y en la lucha de masas. Hemos crecido y fortalecido nuestra fe en nosotros mismos. Hemos roto el aislamiento.”

Militante siempre alerta

“Los llamamos a cohesionarnos, a cumplir de mejor manera las tareas planteadas en el partido a través de su Comité Central, Comité Regional, zonales, locales y sus células. Llamamos también a mantenernos alertas   porque hay gente y métodos que pretenden socavar la unidad del partido, de adentro y de fuera, porque Patria Roja es la piedra en el zapato de todos. El partido tiene 82 años de existencia y su sola existencia ya es un triunfo; no hay un solo día, un solo minuto y un solo segundo en que este partido no haya sido atacado por todos los gobiernos de la historia del país. Este partido tiene historia, tiene gloria y tiene tradición.”

Queda claro que la disciplina se viene consolidando al interior del partido y la jornada del 23 es prueba de ello. Se creía que la no participación directa en las elecciones mellaría la disciplina, la unidad y la combatividad de la concurrencia partidaria pero no fue así, estamos más unidos que nunca. 

AddThis Social Bookmark Button
 
 

 
www.patriaroja.org.pe
Director : Manuel Guerra Velásquez
Jr. Miró Quesada 360 - Cercado de Lima - pcdelp@patriaroja.org.pe
 
 
Para más info de estrella roja! - contactarse con el cc. Radio - Coordinador de ALBASOL y Promotor de GNU/LINUX 'Estrella Roja' en el Perú - h4ck3rjcrm@gmail.com